MÉXICO

La invasión masiva de algas a las más famosas playas mexicanas

Una plaga invade amplias zonas de las principales playas turísticas mexicanas
miércoles, 08 de agosto de 2018 · 09:29

(ANSA) - La plaga de algas se convirtió en un problema inmanejable para las costas del sureste de México, principalmente los principales paraísos turísticos de la región como Cancún y la Riviera Maya. Aunque está concluyendo el período vacacional veraniego, las autoridades se preocupan porque todavía hay muchos paseantes nacionales y extranjeros disfrutando el sol y la playa y temen que se lleven una pésima imagen de su viaje.

El gobierno local y el federal no saben qué hacer para frenar el problema derivado de estas microalgas generadas en el mar y carecen hasta ahora de una estrategia integral para frenar la invasión. La extensión de sargazo creció este año en 33,3% respecto de 2017, cuando marcó un récord, de acuerdo con un estudio de la Universidad Internacional de Florida y la Agencia Nacional de la Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA). Según consigna del El Intransigente

El llamado "pasto marino", que proviene de las costas de Brasil, ha formado una gran mancha que flota en el mar y se dirige a las costas del país con una extensión que duplica a la de la Ciudad de México, de acuerdo con los especialistas.

Los expertos consideran que el fenómeno es uno de los efectos del calentamiento global derivado del llamado "Efecto Invernadero" pero también de la descomposición de desechos químicos que contienen fertilizantes. "Julio ha sido el mes más alto en los últimos tres años y ahora se espera que para los siguientes meses estará llegando a Quintana Roo muchísimo más sargazo", alertó Rosa Rodríguez, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En 2018, afectaba apenas 200 kilómetros cuadrados de costa y para mayo la zona involucrada llegó a 1.000 kilómetros cuadrados. La experiencia internacional muestra que se puede contener con boyas y sacar mediante embarcaciones, pero en México las autoridades están desprevenidas a pesar de que los especialistas alertaron desde hace tiempo que el sargazo podía volverse un tema cada vez más fuerte.

El gobierno de Quintana Roo no cuenta con infraestructura suficiente, como embarcaciones para recolectarlo en alta mar o lugares para confinarlo una vez que ha llegado a las costas. Por ahora, lo que se hace sobre todo es contratar a cuadrillas de trabajadores, ahora bautizados como "sargaceros", para que recojan con instrumentos rudimentarios el pasto y lo coloquen en contenedores, sin usar maquinaria pesada, porque puede erosionar las costas al llevarse arena con las microalgas.

Aparte está el tema de los microorganismos vivos que se encuentran debajo del sargazo y que son necesarios para el ecosistema. Los especialistas propusieron instalar barreras antialgas y maquinaria sobre plataformas para recolectarlo antes de llegar a las playas y sitios especiales para almacenarlo, y sellarlo con membranas.

La idea es que no afecte al manto freático pues contiene nitrógeno y fósforo, y al descomponerse daña los mantos freáticos. Actualmente, se ha estado sepultando en la arena y apilando a unos metros de la costa, lo que pone en peligro al ecosistema, pues se pueden contaminar pozos y ríos subterráneos.

El gobernador de Quintana Roo Carlos Joaquín González dijo que el gobierno ha gastado unos 4 millones de dólares y planea erogar otros 15 millones den dos semanas para adoptar medidas de contención, pero la investigadora Rosa Rodríguez pidió "mayor claridad" en las medidas que se están adoptando.

González ha dicho que se están instalando barreras de contención, sin embargo éstas deben ser de una profundidad adecuada de manera que no afecten a la fauna marina. Los turistas comienzan a quejarse del "mal olor" de los desechos, al descomponerse y de que hay pocos espacios para los bañistas. Quintana Roo aporta la mitad de las divisas por turismo que ingresan a México, estimadas en unos 28.000 millones de dólares anuales, y el año pasado recibió un flujo de 26 millones de visitantes.

Más de