IMPACTANTE

La NASA prepara histórica misión para “tocar el sol”

El sueño de Icaro está a punto de convertirse en realidad
viernes, 10 de agosto de 2018 · 09:53

(ANSA) - El sueño de Icaro está a punto de convertirse en realidad, gracias a dos sondas espaciales que se preparan para "tocar" el sol: la Parker Solar Probe de la NASA y la Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Proyectadas hasta en sus más mínimos detalles para no tener el trágico fin de las alas de cera del mítico personaje griego, ambas aspiran a revelar los secretos más íntimos de nuestra estrella, a fin de mejorar las previsiones de la meteorología espacial y mitigar las riesgos de las futuras misiones en el cosmos, y para la propia vida en la Tierra. Según consigna del El Intransigente

La NASA lanzará esta posta espacial el sábado por la mañana con el lanzamiento de la Parker Solar Probe, que en sus siete años de misión se convertirá en el primer vehículo en "visitar" una estrella y el que más se acercará en absoluto al sol.

Luego será el turno de la Agencia Espacial Europea (ESA), con la sonda Solar Orbiter, cuyo lanzamiento -inicialmente previsto para octubre- se postergó por un retraso técnico para febrero 2020, justo a tiempo para entrar en la ventana prevista de mínima actividad solar.

Acercarse al sol mientras está "en letargo" permite seguir mejor cómo cambian las regiones activas, las manchas solares y la emisión de partículas a medida que se avanza hacia el máximo del nuevo ciclo solar, explicó Mauro Messerotti, del Observatorio de Trieste del Instituto Nacional de Astrofísica (INAF).

"La sonda Parker de la NASA -siguió el experto- llegará a una distancia récord de 6,3 millones de kilómetros del sol: estará prácticamente inmersa en la corona solar, donde las temperaturas alcanzan topes de 1.377 grados". "Las imágenes inéditas que tomará a alta resolución nos ayudarán a comprender qué acelera el viento solar y las partículas energéticas, de modo de permitir previsiones cada vez más precisas de las tormentas solares y la meteorología espacial", subrayó.

No deberá arriesgarse a tanto el Solar Orbiter de la ESA, que "se detendrá a unos 43 millones de kilómetros del sol para observar las regiones polares que desde la Tierra solo vemos en pequeña parte: desde allí parten las líneas del campo magnético que, como 'autopistas', conducen a las partículas solares hacia el espacio interplanetario", precisó Messerotti.

Esta desafío en el sol entre las dos sondas está alimentado también por la contribución italiana. En lo relativo a la misión de la sonda Parker, el responsable de uno de los cinco instrumentos a bordo es Marco Velli, astrofísico en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA. Y en un cierto sentido la idea misma de la misión nació gracias a la intuición del astrofísico Giuseppe (Bepi) Colombo, que fue el primero en el JPL en los años 70 en proponer una sonda que se acercara al sol aprovechando como una honda el efecto de la gravedad de Júpiter (mientras Parker aprovechará la de Venus).

En cuanto a la misión europea Solar Orbiter, habrá dos instrumentos realizados con la participación de Italia: el INAF desarrollará el coronógrafo Metis y la unidad de procesamiento de datos del Solar Wind Analyzer. 
 

Cargando más noticias
Cargar mas noticias