AFGANISTAN

Afganistán investiga las denuncias de abusos sexuales en la selección de fútbol femenino

Un caso que sacude a la República islámica en la era post-talibán y que se convirtió en una cuestión de Estado.
miércoles, 05 de diciembre de 2018 · 18:53

(ANSA) - El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, decidió tomar el toro por las astas y ordenó una investigación oficial sobre las denuncias de abusos sexuales sufridas por integrantes de la selección femenina de fútbol. Un caso que sacude a la República islámica en la era post-talibán y que se convirtió en una cuestión de Estado a partir de la orden emanada por el mandatario al fiscal general de la nación.

"He pedido al fiscal general que inicie una investigación a fondo y conforme a nuestros códigos jurídicos", explicó Ghani, quien se mostró sorprendido y "conmovido como todos los afganos" frente a semejante situación. "No toleraré ningún tipo de abuso sexual porque es algo inaceptable", completó el presidente afgano en un comunicado en el que impulsa la puesta en marcha de un marco legal para evitar que estas cosas sucedan en nuestro deporte.

El diario británico "The Guardian" arrojó la primera piedra el viernes al publicar un informe relativo a los abusos y violaciones padecidas por las integrantes de la selección femenina de fútbol. Hechos que no se circunscribían sólo a ese deporte y tampoco resultaron aislados, sino que formaban parte de un sistema en el que las amenazas para intentar encubrirlos estaban a la orden del día, según admitió un alto dirigente.

Al tomar estado público el caso, Ghani decidió intervenir y en la víspera se reunió con las autoridades del Comité Olímpico afgano, así como con distintos atletas, ante los cuales se comprometió a esclarecer la situación. También la FIFA tomó cartas en el asunto y dijo que estudiaría las denuncias publicadas por "The Guardian", que recogió declaraciones de Khalida Popal, ex capitana de la selección afgana de fútbol. 

Popal dijo haber sido testigo de abusos sexuales, violaciones y amenazas de muerte a las integrantes del combinado nacional perpetradas en distintas sedes de la federación afgana de fútbol (AFF) y hasta en la concentración del plantel.

El dirigente que respaldó la denuncia relató también que la situación afectaba a atletas de otras disciplinas deportivas, muchas de las cuales estaban aterradas de relatar su "calvario" públicamente, pero lo admitían en privado. Y eran víctimas no sólo de entrenadores y dirigentes, según se desprende de las denuncias que desmintió públicamente Sayen Alireza Agazada, secretario de la AFF presidida por Keramuddin Karim, uno de los acusados. Las historias relatadas por estas jóvenes no son ciertas.

Ninguna futbolista sufrió jamás abuso sexual", afirmaba sobre el caso que llegó hasta el Parlamento afgano y que confirmó Hafizullah Rahimi, presidente del Comité olímpico nacional. "Los abusos sexuales existieron no sólo en el fútbol, sino en otras federaciones deportivas y debemos combatir este flagelo", comentó el funcionario según informaba el Diario Nacional El Intransigente.

La ex capitana Popal, que vive en Dinamarca desde 2011 y se fugó del país por las amenazas de muerte recibidas, afirmó que varias ex compañeras le dieron testimonio de esos abusos cometidos por entrenadores y dirigentes. Popal, quien de niña arriesgó su vida para poder jugar al fútbol a escondidas cuando el destino de su país estaba en manos de los talibanes, denunció en su momento la situación ante las autoridades federales. "Pero en lugar de echarlos o de sancionar a los denunciados, los promovieron", aseguró Popal, según la cual los principales responsables de estos hechos son "personas con mucho poder y vinculadas al gobierno".

Según testimonios recogidos por la BBC de Londres, en muchos de los casos denunciados las futbolistas de la selección nacional adujeron que los acusados les proponían sexo a cambio de asegurarles un lugar en el plantel. En contrapartida, Agazada asegura que las denuncias representan una especie de venganza porque la federación de fútbol despidió a algunos de sus empleados y aseguró que detrás de todo hay "intereses personales" en juego.