¿QUE PENSAS VOS?

“#Miracomonosponemos”: Más que denuncia una amenaza a la sociedad argentina

El lema de una lucha que podría haber sido mejor utilizada, se ha convertido en el terror de muchas personas
jueves, 10 de enero de 2019 · 20:29

REDACCIÓN. La denuncia mediática opera como una descarada forma de control social, o al menos ese parece ser el camino para imponer más que una demanda de justicia una forma de pensar. El colectivo de actrices que acompañó la denuncia de violación de Thelma Fardin contra Juan Darthés operó siguiendo precisas reglas de la comunicación que el mismo Joseph Goebbels habría envidiado porque no tuvo el aparato que este puñado de feministas pudo manipular. 

Es un fenómeno de la época que los grupos minoritarios se valgan de los medios de comunicación para hacer “más ruido que nueces”. Apenas una treintena de mujeres logró movilizar a millones de argentinos separándonos en uno u otro bando. 

La situación es doblemente preocupante como la falsa moral que se expone de estos colectivos y desde los mismos medios de comunicación. La hipocresía domina la escena y el público asiste indefenso a la puesta en escena del drama más grotesco: la violación de los derechos y garantías de todos los ciudadanos realizada con total impunidad. 

Esa impunidad se ejercita porque no existe tampoco una respuesta desde la Justicia, ningún fiscal hizo uso de sus facultades para tomar el hecho como “notitia criminis” e investigar la veracidad de la denuncia y si acaso este montaje no dañaba a las instituciones republicanas. Por el contrario, fiscales hubieron que salieron decididamente a condenar a ciudadanos por el simple hecho de una denuncia cuando su función es investigar no dictar sentencias. 

Resabios de “Justicia Legítima”, lo más parecido a un partido judicial, experimento kirchnerista que intentó partir a la Justicia y cuyos integrantes se obstinan en aplicar procedimientos que más tienen de inquisitoriales que de judiciales. 

Los colectivos feministas operan desde una actitud fascista y totalitaria, imponiendo su criterio y defenestrando a quienes se oponen a sus demandas tachándolos de “antiderechos” cuando en realidad son ellos quienes vulneran los derechos que la Constitución Nacional establece para todos por igual y no para unos pocos. 

La primera víctima de estos grupos que son violentos es la libertad de opinión y la verdad porque al actuar al amparo de la hipocresía de algunos medios de comunicación que sólo buscan el posicionamiento del rating se desvirtúa la verdad y se consagra la opinión única como se ha visto en casos en que conductores de programas han sacado del aire a entrevistados que no opinaban como ellos querían. 

Denuncia fácil, propaganda irresponsable e interesada, justicia complaciente o debilitada, derechos y garantías esenciales avasallados con total impunidad, todo un combo de irregularidades que bajo la etiqueta “#Miracomonosponemos” resume actitudes cuyas consecuencias la historia reciente ha visto materializarse en el fascismo, en el nazismo y en los pogroms de los bolcheviques y que costaron millones de muertos. No es exagerado decirlo, en Argentina los primeros suicidios a causa de esta manipulación ideológica ya se están sucediendo. ¿Hay que esperar más muertos?.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias