Íntimo

"Soy una persona fuerte..." ¡No te pierdas las profundas reflexiones de Mariano Martínez!

Protagoniza Mentiras inteligentes en el teatro Astros. En esta ocasión, se sometió a una charla íntima y reflexiva.
miércoles, 10 de octubre de 2018 · 19:13

La actualidad de Mariano Martínez lo encuentra metido de lleno en la actuación teatral. Junto a Betiana Blum, Arnaldo André y Flor Torrente protagoniza "Mentiras inteligentes", una comedia de Joe DiPietro que se presenta en el teatro Astros.

Y a sabiendas de que es uno de los galanes argentinos más deseados, el también productor artístico de la obra suele coquetear en las redes sociales publicando fotos subidas de tono. Pero algo debe decirse: el 5 de diciembre cumplirá 40 años (¡re bien puestos!).

Atendiendo a todo ello, el actor decidió someterse a un cuestionario en el que habló de todo:

-¿Cómo estás viviendo este momento laboral, en casi tu primera experiencia de comedia de texto sobre las tablas? 

-Mi personaje se llama Willy, es un abogado que tiene mi misma edad (39 años), está casado con Juana (Torrente), tiene una hija recién nacida de tres meses, pero está enamorado de una chica del gimnasio que tiene 20 y hace seis meses viene con esta historia. En la primera escena de la obra le confiesa al padre esta situación y le dice que está enamorado y a la vez muy angustiado, porque le va a decir a la mujer que se quiere separar. El padre se quiere morir porque piensa que su hijo está equivocado, que piensa que todo lo nuevo es mejor y por eso está así. La mamá (Blum) también se mete y con mentiras inteligente tratan de "salvar" el matrimonio de su hijo. Y de repente, en medio de tantas mentiras, aparece una verdad enorme para contrarrestar un poco todo. No hice muchas obras de teatro, estoy descubriendo más conscientemente el teatro ahora. Tenía muchas ganas y vengo con muchas ganas. Cada función la vivo con mucha adrenalina y cada vez que estoy por arrancar pienso "estoy haciendo lo que me gusta, la estoy pasando bien". Hace muchos años hice Closer, que fue un drama, y a la distancia noto que al ser mucho más chico no disfrutaba del todo la experiencia. Hoy por hoy disfruto estar sobre el escenario cada función. En lo particular, este personaje es de los que disfruto hacer, que tienen esa ternura y a su vez son antihéroes. Podría ser un amigo mío este tipo, es un profesional, casado, pero el tipo está sufriendo la situación y lo siente. Después esta cosa de poder jugar con la comedia me encanta. La gente, además, viene y se ríe, y eso es muy satisfactorio.

-¿Extrañás la tele?

-Me encanta hacer televisión, crecí ahí, hace más de 20 años que empecé laburando en la tele. No extraño hacer novelas y esas cosas, pero sí series. Hay una que está en la gatera que se llama Asesino, con el director José Cicala, que quizás el año que viene la podamos hacer. Es un género que me encanta, una mezcla de suspenso y terror con toques policiales y serían 10 capítulos. También hay otro proyecto en cine con José, escrito por Griselda Sánchez, que además es su esposa. Es una película que la va a producir Araceli González, quien además es la protagonista, y están detrás Aleph Producciones y Carlos Mentasti. La historia transcurre en la Segunda Guerra Mundial. En noviembre arrancaría el rodaje, para estrenarse en 2019.

-¿Cómo vivís este fenómeno de las series en las distintas plataformas digitales? ¿Cuáles viste?

-No me engancharon muchas series. Vi Breaking Bad, Ozark, The Sinner y esas sí me parecieron muy buenas.

-¿En cuál te gustaría actar?

-Algo del estilo de Breaking Bad me encantaría, esa forma de filmarse, me fascinaría.

-¿Te irías a trabajar afuera?

-Por un lado te digo que sí, pero igual me gustaría hacerlo acá. Justamente te hablaba de José Cicala, que todavía no es muy conocido, pero tiene un poco una estética similar a las series extranjeras. Estoy ansioso porque empiece a dirigir más cosas y en lo personal también tengo ganas de empezar a producir este tipo de contenidos. Si me propusieran hacer algo en España, lo haría. Veo muchas películas españolas y me encantan. De todos modos me costaría mucho despegarme de mi familia. Quizás un mes me bancaría. Un mes con toda la furia, ja, ja. Quizás Cami y Alma podrían acompañarme, pero mis hijos mayores no y me desesperaría si no los pudiera ver tanto tiempo. Hace muchos años me habían ofrecido ir a trabajar a México, pero dije que no, soy muy "argento": me gusta estar acá, vivir acá. Si bien me gusta viajar y por ejemplo me encanta España, soy muy de mi lugar.

Mariano, íntimo

El amor, las relaciones interpersonales, la familia y su propia forma de vivir y sentir forman a este Mariano Martínez versión 2018. El actor se brinda a la segunda parte de la entrevista -la más personal- con sensibilidad y emoción.

-Hace algunas semanas estuvimos con Nico Cabré y nos dijo: "Con Mariano vivimos momentos fuertes, lindos, feos y a lo mejor con el tiempo nos dimos cuenta de que menos mal que nos tuvimos cerca el uno al otro, aunque hayamos cometido errores. Fuimos muy sanos y eso es una tranquilidad y una alegría. Saber que, en su momento a nuestra manera y como podíamos, nos cuidamos porque a veces no todo es tan fácil en el mundo en el que nos manejamos". ¿Cómo vivís vos el vínculo con él?

-Estoy en un año en el que me emociono más de lo común. Leí la nota con él. Lo que pasó fue de chicos y los recuerdos lindos superan ampliamente a los feos. Es más, me acuerdo y me río. Aparte me pasa que mirando Mi hermano es un clon me muero de risa con él. Nos cuidábamos mucho, es verdad. Lo que me pasa con él es que tenemos la misma forma de "encarar la montaña", me refiero a los sueños, a cómo éramos de chicos, a la carrera. Él es un tipo muy honesto, muy sincero, y siempre estoy con él porque sé que si se pone "cabrón" es porque alguien de alguna manera se metió con él. Él es muy coherente.

-Entonces, ¿por qué creés que se generó esto de que no es un tipo accesible?

-Por lo que te dije antes. Creo que cuando él se pone así es porque antes alguien se metió con él en algo que no se tenía que meter. Es difícil encontrar a alguien con el que sientas esto que nos pasó a nosotros laburando. Si bien no nos frecuentamos, el cariño está, y cuando estamos laburando lo hacemos de memoria. Con una mirada, sabemos lo que el otro va a hacer y cómo complementarnos como no me pasó con nadie. Siempre hablamos de que nos gustaría volver a hacer algo juntos, seguramente se dará porque los dos tenemos ganas y eso es lo más importante para que se concrete. Lo que sea va a estar bueno: teatro, cine o tele.

-Hablando de sentimientos, ¿cómo te preparás para el casamiento con Camila, el año que viene?

-Estamos viendo si va a ser en agosto o noviembre. A mí me gusta agosto, pero a Cami no le gusta tanto porque hace frío. Estamos viendo el tema del salón ahora. A ella le gusta mucho el tema de la organización y lo hace muy bien. No me lo esperaba lo del casamiento, pero a Cami siempre le gustó mucho la idea. No era algo que me quitaba el sueño, pero ahora, habiendo vivido tantas cosas juntos, me dieron ganas de proponerle casamiento porque lo sentí desde el alma, y me parece un lindo momento para seguir construyendo juntos ante Dios, la familia, los amigos. Va a ser algo íntimo y me refiero a íntimo-íntimo. Y no me refiero a la prensa, porque entiendo que irán, no adentro, pero me refiero a íntimo en el sentido de las personas que queremos que estén ahí. Prefiero no invitar por compromiso: es nuestro, de nuestra familia y nuestros amigos, sino termina siendo un Martín Fierro más que un casamiento.

-¿Sos romántico, cómo fue la propuesta?

-Soy muy romántico. El día que cumplíamos dos años juntos fuimos a cenar y le hice la propuesta y saqué el anillo. El domingo 12 de agosto decidí que se lo iba a proponer a la noche, porque a las doce se hacía 13, que es el día de nuestro aniversario. Así que fui a comprar el anillo, no se lo dije a nadie. Cuando querés que algo sea un secreto, no se lo tenés que contar a nadie. Fuimos a cenar y le empecé a decir todo lo que sentía por ella, todo lo que habíamos vivido. La realidad es que nosotros nos conocimos y Cami quedó embarazada... porque quisimos. Ahí nos fuimos conociendo y nos seguimos conociendo y el diálogo ayuda muchísimo. Estamos muy enamorados y tenemos mucho respeto el uno por el otro. Hay pasión, amor. Le fui diciendo todo eso mientras buscaba el anillo, que no estaba encontrando, pero al fin lo encontré y le pregunté "¿te querés casar conmigo?". Estábamos emocionados y estuvo buenísimo. Nosotros charlábamos como si hubiera sido nuestra primera salida, cosa que me encanta. En un momento tuve una mirada como de afuera de la situación y pensé "qué bueno que nos pase esto, estar pasándola así". Está bien que vamos dos años y para otros puede no ser mucho tiempo, pero vivimos muchas cosas juntos, tenemos una hija que es un sol.

-¿Cómo conjugan esto de pasar tiempo ustedes solos y con los chicos?

-Nos encanta dedicarle tiempo a los chicos y por otro lado nos hacemos el tiempo para hacer cosas solos. Ahora Alma está más grande, con mi mamá se queda un montón y finalmente después de mucha, mucha entrevista, conseguimos a alguien que nos genera confianza y que se queda con los chicos y es divina. Así que cada tanto metemos alguna salida, nos quedamos a dormir en algún hotel y está bueno, intentamos hacerlo al menos una vez al mes.

-Hace poco Gonzalo Heredia en una entrevista con Ciudad reveló: "Es muy marketinero tener hijos, pero por momentos es muy tedioso y duro". ¿Estás de acuerdo?

-A ver... no sos más vos solo y tu pareja. Todo el tiempo y para siempre sos vos y tus hijos. Me encanta y lo disfruto, pero sí es verdad que me cansa por momentos, hay días en los que quiero salir solo con Cami. O por ejemplo, la gorda todavía duerme con nosotros, aunque ya es inminente que se vaya a su cuna. Lo disfruto mucho pero es cansador ser padre, cada uno también tiene sus actividades: yo con mi trabajo que quiero seguir realizándome, Cami lo mismo. Nos complementamos y obvio que no todo es color de rosa, como pasa en otros ámbitos de la vida. También es cierto que uno suele mostrar los momentos buenos...

-¿Cómo manejás eso?

-No es mi estilo mostrarme cuando estoy triste por algo o llorando. Pienso que uno tiene que salir de esos momentos solo y no andar exponiéndolo. Pienso que está mejor poder compartir lo positivo, por los demás y también por uno, si no se arma un círculo que no te ayuda a vos mismo a mejorar. Problemas tenemos todos. La gente ve el lado lindo y en mi caso porque yo elijo mostrar ese lado. Si en algún momento la estoy pasando mal, elijo no mostrarlo. Es una cuestión de lógica que todo el mundo tiene altibajos. En mi caso, soy una persona fuerte y puede que tenga momentos en los que toco fondo, pero siempre salgo adelante. Me lo propongo y lo hago. 

-¿Y cuando las cosas no te salen tan bien?

-Tengo mis momentos de bajón o por ahí las cosas no me salen como me gustan, pero tiendo a empujar para adelante: tengo salud, hago lo que me gusta. No siempre las cosas me salen como quiero, al contrario. Pero me levanto y sigo. Tanto en lo profesional como en lo personal. La vida es así y nadie va a hacer nada por vos. Nadie te va a levantar a vos, eso lo tenés que hacer vos. Vos sos el que va a realizar tus sueños, a salir adelante. Obviamente que hay gente que te acompaña pero en definitiva sos vos. Esa es mi forma de encarar la vida.

El telón está a minutos de levartarse una vez más en el teatro Astros. La charla termina entre recomendaciones mutuas de series y películas. Mariano Martínez ya está por meterse de lleno en Willy para disfrutar una noche más sobre las tablas...