Un Berlusconi uruguayo: Horacio de los Santos organizaba fiestas sexuales con menores

- -
Sin embargo, tras una rápida resolución judicial, la justicia de Uruguay procesó con prisión al ex secretario general de la Independencia Departamental de Paysandú

Uruguay.- Horacio de los Santos, secretario general de la Intendencia Departamental de Paysandú (uno de los departamentos más poblados y extensos de Uruguay), saltó a la fama internacional al ser considerado el Berlusconi uruguayo.
 
El ahora ex funcionario se hizo conocido por organizar y participar en una fiesta sexual con menores de edad, consumir alcohol en grandes cantidades, y utilizar para ello edificios del gobierno, en este caso un lugar conocido como "La Casita del Parque", publica el diario español El Mundo.

El caso ya tuvo su rápida resolución judicial cuando la justicia procesó con prisión al ahora ex funcionario del gobierno, debido al abuso de funciones, asegura el medio.

Según la jueza Karen Ramos, se pudo comprobar que en la fiesta organizada por de los Santos hubo explotación sexual de menores, actos impúdicos y consumo de cocaína. Pero de los Santos no actuó solo. Ayudado por un amigo, organizó la fiesta en un salón que pertenece al gobierno de Paysandú (al norte de Montevideo, limítrofe con Argentina), un lugar donde se pagó a mujeres menores de edad para la ejecución de actos sexuales.

Todo saltó a la vista pública cuando el jerarca fue hallado en su auto con una mujer menor de 18 años, totalmente borracho. Desde allí a las declaraciones judiciales, comenzaron a conocerse detalles. Como que el whisky obró en contra del secretario, quien dijo no recordar lo que estaba haciendo. O que el co-organizador tenía dos menores entre las piernas, y luego mantuvo escenas impúdicas en las afueras del local.

Ante las acusaciones, De los Santos declaró en principio que la fiesta no era tal, sino un asado familiar que se extendió desde las 22.00 horas, a las 2.00 a. m. del día siguiente. A medida que avanzaban las horas, se conocían detalles. Por ejemplo, que la cocaína estaba servida sobre la mesa y todos los asistentes se podían servir de allí.

En su fallo la jueza entendió que se participó de "una reunión con la concurrencia de menores de edad, las que presuntamente ejercían la prostitución (…) además de compartir un asado, los asistentes consumieron bebidas alcohólicas (whisky), y asimismo sustancia estupefaciente –cocaína que se encontraba a disposición en la mesa para que los concurrentes se sirvieran". A las adolescentes se "les pagaba por la ejecución de servicios sexuales, coordinando previamente encuentros en los que aquél las pasaba a buscar y las llevaba a Moteles de esta ciudad, ofreciéndoles cocaína en ciertas oportunidades, en las que algunas de las menores consumían".

La prisión para de los Santos se basa en "la comisión prima facie de un delito de promesa de retribución a menor de edad para que ejecute actos sexuales o eróticos".