Fangio, el quíntuple campeón mundial de Fórmula 1, cumpliría 100 años

Su talento y calidad técnica siempre serán admirados en el mundo del automovilismo por haber establecido un estándar de excelencia que dificilmente pueda ser igualado

viernes 24 de junio de 2011 | 06:35 hs

grafico
  • Juan Manuel Fangio


grafico

Juan Manuel Fangio nació el 24 de junio de 1911 en Balcarce. Hijo de una humilde familia de inmigrantes italianos, trabajaba de joven en un taller mecánico. Además de los automóviles, su otra pasión era jugar al fútbol, lo que le valió el sobrenombre "El Chueco" que perduraría por el resto de su vida.

En 1934 empezó a correr carreras automovilísticas. Ya demostraba su talento ante la adversidad porque los circuitos de aquella época eran precarios y peligrosos. Se consagró dos veces Campeón Nacional Argentino (en 1940 y en 1941). Su gran talento y capacidad para conducir lo hacían mirar hacia Europa, en busca de glorias mayores pero la Segunda Guerra Mundial postergó esos sueños.

En 1947, ayudado económicamente por el gobierno de Perón, pudo cruzar el charco y allí fue donde comenzó a ganar una mayor trascendencia.

Fangio se refería al automovilismo bajo una doble óptica: como una ciencia que necesitaba un largo estudio y a la vez como un arte que debería ser cuidado como tal - solía compararlo a la pintura.

En 1951, ganó su primer Campeonato Mundial de Fórmula Uno, a bordo de un Alfa Romeo. Durante una carrera en 1952 sufrió un grave accidente en Monza, por lo que tuvo que mantenerse alejado de los autos por casi dos temporadas. En 1954 cambió de Maserati a Mercedes, una movida que lo ayudó a conquistar su segundo título mundial - el primero de una serie de cuatro títulos seguidos. El año siguiente y nuevamente con un Mercedes, gana su tercer campeonato mundial.

Al cambiarse a Ferrari, Fangio restauró la gloria de la F1, logrando 6 pole positions en 7 carreras y ganando 3 de ellas para reclamar su cuarto - y dicen, mejor - Campeonato Mundial.
En 1957 dejó a Ferrari para volver a Maserati, ganando el quinto título mundial con performances extraordinarias. En el circuito alemán de Nürburgring y tripulando un liviano Maserati 250F, tras un problema en el reabastecimiento, tuvo que venir corriendo de atrás y faltando una vuelta logró pasar los dos Ferraris oficiales ante el asombro del público y sus rivales por su virtuosismo. Esto le vale con el correr del tiempo, en febrero de 1958, el premio anual de la Academia Francesa de Deportes por ser el autor de la más sobresaliente hazaña deportiva del mundo.

Después de algunas carreras en 1958, Fangio se retira del automovilismo, ya no teniendo nada que probar a nadie, diciendo solamente "Se terminó." Volvió a su garage con la conciencia de haber salvado a la F1 post Le Mans y de haber establecido un estándar de excelencia y dominio de la máquina que nunca serán igualados. Se murió tranquilamente el 17 de julio de 1995 a los 84 años..


 

grafico
grafico